“Trabajaba como paramédica y no tenía dinero para alimentar ni tampoco para vestir mis hijos!”

Paramédica hospitalar, Nohelys actuaba en el área de salud en Venezuela. Con la crisis, misma empleada, ya no podría comprar ni una cesta básica para alimentar sus dos hijos: Antonio, de 13 años, y Valentina, de solamente 2 años.

Madre solo, ha venido sola para Brasil con sus niños. Caminó más de 200 kilómetros con ellos hacia Boa Vista (RR). Durmió en las calles. En enero, ella fue acogida por el abrigo São Vicente 2, donde el Refúgio 343 mantiene operación, y desde entonces espera una oportunidad de interiorización.

En agosto, Nohelys completa 44 años y tiene solamente 1 pedido de cumpleaños: que pueda dar un nuevo hogar para sus hijos.

¿Puede ayudarla? Haz clic aquí y sepa cómo usted puede actuar en la reinserción de esta familia de refugiados venezolanos junto a nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *