“Viajé con mis hijos en la parte trasera de un camión sin ningún dinero”

La crisis dejó a la familia de Elvis y Eulices en la situación de extrema pobreza en Venezuela. Ya no podían poner comida en la mesa para sus hijos y tampoco tenían dinero para garantizar el desplazamiento de toda la familia a otro país.

Es en este momento que la mayoría de las familias venezolanas tienden a separarse: un adulto viaja hacia adelante en busca de una oportunidad para luego traer al resto de su familia. Pero no ellos. ¡Se propusieron permanecer juntos!

Hicieron autostop en la parte trasera de un camión, con dos niños pequeños, por cientos de kilómetros en una ruta extremadamente peligrosa. En Brasil, durmieron en las calles de Pacaraima y Boa Vista durante cinco meses. ¡La voz se quiebra cada vez que recuerdan lo
que han pasado!

Actualmente, se encuentran en el centro de acogida São Vicente 2, donde Refúgio 343 mantiene funcionamiento, esperando una oportunidad para recomenzar su vida aquí.

¡Usted puede ayudarlos! Haz clic aquí y sepa cómo actuar en la reinserción de esta familia de refugiados venezolanos junto a nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *